LaRedMidia
Sábado, 20 enero 2018
EDITORIALES

NOCIVOS O BENÉFICOS: USO DE ANTIBIÓTICOS EN ANIMALES Y SU EFECTO EN LA SALUD HUMANA

Lunes, 05-diciembre-2016

Conocimientos, acciones, legislación y perspectivas para proteger la salud humana. Uso indiscriminado de ciertos antimicrobianos en humanos y animales.

NOCIVOS O BENÉFICOS: USO DE ANTIBIÓTICOS EN ANIMALES Y SU EFECTO EN LA SALUD HUMANA

Desde el descubrimiento de la penicilina el 28 de Septiembre de 1928 por Alexander Fleming, este antibiótico o antimicrobiano ha sido utilizado para tratar muchas enfermedades que aquejan al ser humano. Posteriormente con el descubrimiento y uso de otros productos de este tipo, el panorama de la salud humana cambió significativamente, especialmente desde los años cuarenta del siglo pasado.

A partir de mediados de ese siglo estos medicamentos también fueron incluidos en el tratamiento de ciertas enfermedades de los animales de granja criados comercialmente (ganado, aves y cerdos, principalmente), mejorando su salud y aumentando su productividad. En ciertas especies se utilizan a niveles subterapéuticos con promotores de crecimiento o mejoradores de la eficiencia en la producción de carne, leche y huevo.

La resistencia al efecto de antimicrobianos se observó por primera vez en los años cincuenta del siglo veinte en cepas de Staphilococcus aureus resistentes a la penicilina. A partir de entonces organizaciones mundiales de salud (OMS, OIE) y científicos de varias disciplinas e instituciones, fueron comprobando que esa resistencia era cada vez más frecuente en pacientes hospitalizados con enfermedades causadas por bacterias.

Desde que se observó este fenómeno de resistencia bacteriana, los esfuerzos y recursos empleados para conocer los mecanismos (genéticos, bioquímicos y otros) que usan las bacterias para resistir el efecto de los antibióticos y como combatirlos, han sido enormes. Políticas de uso y esfuerzos legislativos en ciertos países se han encontrado con obstáculos que hasta ahora parecen infranqueables, especialmente por la magnitud del problema y la limitada capacidad de legislar, supervisar y hacer cumplir.

El escenario vino a complicarse porque, además del uso indiscriminado de antibióticos para controlar enfermedades en humanos, el uso frecuente, global y también indiscriminado de estos productos en animales para obtener más eficientemente alimentos (carne, leche y huevo), incrementaba la resistencia a varios antibióticos de uso común en humanos y animales. Finalmente las compañías farmacéuticas redujeron drásticamente las inversiones en la búsqueda de nuevos antimicrobianos por la alta inversión y baja redituabilidad por producto descubierto.

Esta semana en las diferentes secciones de nuestros cibermedios www.redmidia.com, los lectores podrán leer algunos artículos de publicación reciente que consideramos representativos de los cientos de reportes en la literatura científica y popular.

Iván R. Balconi, PhD
Midia Digital