LaRedMidia
Sábado, 20 enero 2018
PORCINOS

REDUCIR EL USO DE ANTIBIÓTICOS EN ANIMALES JÓVENES

Martes, 21-noviembre-2017

Los estudios muestran que muchos casos de diarrea en animales jóvenes son causados ​​por deficiencias nutricionales. Esto podría evitarse mediante una mejor selección y composición de los ingredientes de la dieta, sin uso de antibióticos.

REDUCIR EL USO DE ANTIBIÓTICOS EN ANIMALES JÓVENES

Enfrentados a la presión reguladora y del consumidor, los productores de la UE ahora pretenden reclamar 'no antibióticos nunca'. Fuera de la UE, varias definiciones de producción libre de antibióticos (ABF) están en circulación. Uso reducido, ionóforos solamente, producción orgánica sin antibióticos, coccidiostáticos ionóforos, anticoccidiales químicos o antibacterianos químicos, como las sulfonamidas, se encuentran entre los enfoques empleados. 'Sin antibióticos nunca' se refiere a animales criados sin antibióticos en su alimentación y agua e inyecciones que no incluyen ionóforos, aunque aún pueden recibir coccidiostáticos. Este exigente requisito de producción exige que se preste especial atención al control de las bacterias durante la incubación o el destete y el desarrollo intestinal saludable. También requiere una cuidadosa selección de ingredientes de alta calidad para las dietas de animales jóvenes. Los ingredientes altamente digeribles son clave para asegurar un bajo nivel de nitrógeno no utilizable en las formulaciones de alimentos y, por lo tanto, juegan un papel importante en el mantenimiento de la salud intestinal, ya que aseguran que menos componentes de nitrógeno ingresen al intestino grueso.

Nutrientes en la alimentación de lechones

Un estudio veterinario independiente en Dinamarca ha demostrado que el 50% de los lechones diagnosticados con diarrea no tenían un agente patógeno identificable. Para un nutricionista, esta es una indicación directa de que hay algo mal con la alimentación. Otra parte del estudio mostró que, de 20 rebaños en los que el 50% de los lechones tenían infecciones y el 50% no, el 70% de los lechones sufría inflamación intestinal. Esto significa que algo más que una toxina bacteriana ha causado que el intestino se irrite e inflame. En tales casos, se debe verificar el nivel de nutrientes en la alimentación, junto con la calidad de las materias primas que suministran estos nutrientes.

Los lechones con patógenos identificables se ven afectados negativamente por los nutrientes que actúan como sustrato de estos patógenos. Por ejemplo, si la alimentación es alta en nitrógeno no proteico (NPN) y tiene baja digestibilidad de proteínas y / o un alto nivel de inhibidores de tripsina, entonces esto proporcionará un sustrato para el crecimiento de bacterias patógenas. Los lechones con inflamación intestinal pero sin patógenos, por otro lado, pueden estar influenciados por otros componentes de la materia prima. La proteína antigénica en forma de beta-conglicinina y las hemaglutininas, como las lectinas, ambas presentes en la soja, pueden dañar y cambiar el epitelio intestinal. Esto reducirá la absorción de nutrientes del intestino y proporcionará más nutrientes a las bacterias.

El uso de fuentes de energía y proteínas altamente digestibles en la formulación del alimento ayuda a resolver esto limitando los nutrientes disponibles para los patógenos y, en consecuencia, mejorando el consumo de alimento y apoyando el crecimiento saludable de los lechones. Las materias primas con el contenido más bajo de antinutrientes también reducen el daño intestinal y optimizan la capacidad del intestino del lechón para absorber nutrientes.

La Tabla 1 proporciona una visión general de los nutrientes y antinutrientes en una variedad de materias primas de soja. La adición de levadura o una materia prima con un componente de levadura a la alimentación puede contribuir a una salud intestinal estable.

Capacidad digestiva de pollos de engorde jóvenes

Los pollitos recién nacidos tienen un sistema digestivo inmaduro con una capacidad de digestión de nutrientes de hasta 10-15% más baja que la de los pollos de engorde más viejos. Esto significa que una alimentación subóptima dará como resultado un exceso de nutrientes en el intestino posterior, lo que favorecerá el crecimiento microbiano y del parásito. Para evitar esto, es importante considerar la capacidad digestiva de los pollos jóvenes, el establecimiento temprano de la microbiota y el momento de activación de las enzimas digestivas cuando se formulan los alimentos para la producción de ABF.

Al principio del período posterior al nacimiento, la concentración de enzimas pancreáticas aumenta. Los resultados de la investigación de Noy and Sklan muestran que las concentraciones de amilasa y tripsina aumentan considerablemente durante los primeros 21 días. La actividad proteasa, por otro lado, puede no ser suficiente en el período posterior al nacimiento para hidrolizar proteínas exógenas y endógenas, y puede explicar la mala digestión de proteínas en el intestino durante los primeros días después de la eclosión.

En consecuencia, la digestión de nitrógeno en el intestino delgado aumenta al parecer del 78% en el día 4 al 92% en el día 21 (Figura 1). Si agregamos los efectos de los anti-nutrientes como los inhibidores de tripsina, la digestibilidad de las proteínas se verá agravada. Los pollos jóvenes tienen una capacidad limitada para producir proteasas y, por lo tanto, no podrán compensar la pérdida de proteasa causada por los inhibidores de tripsina. La actividad enzimática restante en el intestino a menudo será demasiado baja para garantizar la descomposición de la proteína de alimentación, que luego se perderá y se utilizará como sustrato para Clostridia, por ejemplo.

Otro aspecto importante de la producción de ABF es que las formulaciones de alimento se deben ajustar a lo largo de la vida útil del pollo de engorde para satisfacer las necesidades de crecimiento específicas. La alimentación en fase (con más fases dietéticas de las que se ofrecen actualmente) garantizará que las necesidades nutricionales se cumplan con mayor precisión. Una harina de soja tratada enzimáticamente con factores antinutricionales reducidos puede ser un buen enfoque para las dietas de iniciación, como lo confirma un estudio que comparó el uso de una proteína altamente digerible en la dieta inicial con un AGP.

Al elegir ingredientes alimenticios de alta calidad con un contenido mínimo de factores antinutricionales, los productores pueden garantizar una digestibilidad óptima de los nutrientes y un daño mínimo en el entorno intestinal. Numerosos estudios ya han demostrado los beneficios para la salud, el desarrollo y el crecimiento de los animales jóvenes. Si bien siempre habrá necesidad de tratar algunas causas de diarrea, el uso de antibióticos se puede minimizar mediante el uso de la mejor tecnología disponible, en este caso, mediante el uso de las materias primas más conocidas.

Fuente: Hamlet Protein