LaRedMidia
Viernes, 15 diciembre 2017

COMPRENDIENDO LA CLAVE DE LA IMAGEN CLÍNICA PARA EL CONTROL EFECTIVO DE LA BRONQUITIS INFECCIOSA (IB)

Viernes, 24-noviembre-2017

El virus de la bronquitis infecciosa aviar (VBI) es un coronavirus altamente contagioso que se encuentra en pollos en todo el mundo y que le cuesta a la industria avícola estadounidense millones de dólares al año. Aunque es principalmente una enfermedad respiratoria, algunas cepas del virus también pueden causar lesiones renales que producen nefritis, y en las gallinas, el virus puede replicarse en el tracto reproductivo causando la pérdida de la calidad del huevo y la producción.

COMPRENDIENDO LA CLAVE DE LA IMAGEN CLÍNICA PARA EL CONTROL EFECTIVO DE LA BRONQUITIS INFECCIOSA (IB)
  • Serotipo = diferentes tipos de virus definidos por antisueros capaces de neutralizar el virus.
  • Tipo genético = diferentes tipos de virus caracterizados por la secuencia genética de su gen spike.

IBV existe en el campo como muchos tipos diferentes, definidos como serotipos o tipos genéticos. Además, el término 'variante' se usa a menudo para describir un tipo del virus recientemente identificado pero aún no caracterizado.

Actualmente, la mejor estrategia para manejar la enfermedad es el uso de vacunas VBI modificadas en vivo. Sin embargo, debido a que diferentes serotipos o tipos genéticos de VBI no protegen cruzadamente, la enfermedad es muy difícil de controlar. La selección de vacunas apropiadas requiere conocimiento sobre el tipo de virus que causa la enfermedad en el campo.

Para agravar esta situación, la capacidad del IBV, como la mayoría de los virus de ARN, es cambiar y adaptarse rápidamente al host cuando se replican. Esto puede provocar la aparición de nuevos tipos de virus que causan enfermedades incluso en aves vacunadas. Esto subraya la importancia de seleccionar una vacuna apropiada para que la replicación del virus pueda reducirse significativamente.

A veces, sin embargo, no existe una combinación de serotipos de vacunas que brinde una protección cruzada adecuada, especialmente una vez que un IBV emergente ha alcanzado una masa crítica.

El cuadro clínico

Los signos clínicos asociados con una infección del tracto respiratorio del VBI incluyen ojos llorosos, mucosidad en los narices y la tráquea, y estertores traqueales. La disminución del aumento de peso y la eficiencia alimenticia, así como la respiración de boca abierta, los senos paranasales hinchados y el letargo también se encuentran entre los signos comunes observados.

Las aves en postura pueden experimentar caídas en la producción de huevos y huevos deformados; los huevos marrones pueden ponerse pálidos y la albúmina acuosa. Las cepas de IBV que afectan el riñón pueden provocar diarrea, deshidratación grave y mortalidad debido a insuficiencia renal.

La enfermedad comienza como una infección del tracto respiratorio y luego se vuelve sistémica, infectando otros órganos, incluyendo el tracto reproductivo y el riñón. Además, la respuesta inmune lleva el virus a las amígdalas del cuello, donde se puede encontrar durante varias semanas después de la infección inicial.

Hay muchos factores que pueden afectar la gravedad de la enfermedad del IBV y, por lo tanto, los signos clínicos observados. Estos incluyen la virulencia del virus, la edad y el sexo del ave, el tipo de ave, el estado inmune del ave y las condiciones ambientales estresantes.

Factores que afectan la severidad de la enfermedad.

Diferencias de deformación. Hay aproximadamente 70 cepas diferentes de VBI que circulan en aves de corral comerciales en todo el mundo, 1 y esas cepas tienen diversos tipos de patogenicidad y grados de virulencia. El grado de virulencia de la cepa puede conducir a una amplia variedad de signos respiratorios que van desde muy leve, que consiste únicamente en ojos llorosos y algo de moco en las fosas nasales, a grave con una producción extensa de moco en la tráquea que produce estertores traqueales.

Del mismo modo, algunas cepas causan solo una ligera disminución en la calidad y producción del huevo en las gallinas, mientras que las cepas altamente virulentas pueden causar pérdidas severas de huevos de hasta 70% o más.

  • Patogenicidad = la capacidad de causar una enfermedad específica. Un virus es patogénico o no.
  • Virulencia = la severidad de la enfermedad. La enfermedad causada por virus patógenos puede ser leve, moderada o grave.
  • Además, las diferentes cepas de IBV pueden causar problemas distintivos en la calidad del huevo, incluyendo variaciones en el pigmento, adelgazamiento de las conchas y albúmina acuosa.

Las lesiones en el riñón causadas por cepas nefropatógenas de IBV son casi siempre graves, ya que incluso un daño renal leve puede provocar diarrea acuosa, deshidratación y mortalidad.

En base a la caracterización en el laboratorio, algunos ejemplos de cepas de VBI altamente virulentas incluyen Arkansas, Australia T y QX, entre otros. Las cepas leves incluyen Connecticut, algunas cepas de Massachusetts y algunas variedades de California como CA / 1737/04.

La carga viral. La cantidad de virus en el ave o carga viral está directamente relacionada con la eficacia de la replicación del virus. Una alta carga viral permite que los IBV se transmitan fácilmente de un ave a la siguiente, lo que es un factor importante en la aparición de ciertos tipos de IBV. La carga viral puede ayudar a explicar cómo las nuevas variantes parecen emerger de forma inesperada y por qué el VBI es principalmente una enfermedad de invierno / primavera en los EE. UU. - hay menos dilución de VBI con ventilación reducida. La calidad del aire y el estrés ambiental son obviamente factores, pero la carga viral también juega un papel importante. Los inviernos más largos y fríos ofrecen más oportunidades para que los IBV se reproduzcan, causen brotes y se propaguen.

Edad del ave La edad del ave cuando está infectada con IBV afecta el resultado clínico de la enfermedad. En general, los signos respiratorios tienden a ser más severos en las aves más jóvenes. Además, la infección de los pollitos reproductores puede provocar daños en el tracto reproductivo inmaduro, dando lugar a capas falsas.

Mayor mortalidad puede estar asociada con infección en polluelos en comparación con aves más viejas, particularmente con cepas de VBI nefropatógenas, y las gallinas jóvenes recientemente puestas en producción pueden experimentar pérdidas de producción y calidad de huevo más dramáticas en comparación con las capas más viejas.

Masculinos y femeninos. El sexo del ave puede afectar la gravedad de los signos clínicos asociados con el IBV. Los hombres parecen ser más susceptibles que las mujeres, pero no sabemos por qué.

Tipo de pollo afectado. Es bien sabido que los pollos de engorda tienen signos respiratorios más severos cuando se infectan con IBV en comparación con las aves de tipo capa. Sin embargo, diferentes razas de ponedoras y pollos de engorde pueden ser más o menos susceptibles. Se ha demostrado que las aves con una composición genética B12, B15 o B19 (tipo de histocompatibilidad principal o haplotipo B) son más resistentes a la enfermedad que las aves con haplotipos B2, B5, B13 o B21. Los haplotipos son grupos de genes heredados.

Inmunidad. El estado inmune del ave puede afectar significativamente el resultado clínico de la infección por IBV. Los anticuerpos derivados de la madre pueden ayudar a proteger a los polluelos durante hasta 2 semanas, según el nivel de anticuerpos en los polluelos. La inmunidad activa que resulta después de la administración de vacunas apropiadas puede proteger a las aves de los signos clínicos, mientras que las infecciones en aves inmunodeprimidas pueden dar lugar a signos clínicos graves.

Ambiente. Las malas condiciones ambientales en el gallinero pueden contribuir a la gravedad del cuadro clínico asociado con la infección por IBV. Se ha demostrado que los niveles altos de amoníaco causan ciliostasis, lo que posiblemente da como resultado una enfermedad más grave cuando ocurren en el momento de la infección.

Por supuesto, cualquier condición ambiental que cause estrés significativo al ave puede resultar en un cuadro clínico más severo. Estas condiciones incluyen una temperatura demasiado alta o baja, mala calidad del aire debido al polvo y amoniaco, hacinamiento, basura húmeda, mala calidad de alimentación o restricción de alimento, y mala calidad y suministro de agua. Además, las coinfecciones con otros agentes de enfermedades respiratorias como el virus de la enfermedad de Newcastle, el virus de la laringotraqueitis infecciosa, el virus de la influenza aviar y micoplasmas aviares y las infecciones secundarias oportunistas bacterianas como Escherichia coli pueden contribuir significativamente a la gravedad de los signos clínicos del VBI observados y a las pérdidas de producción y mortalidad resultantes. Las infecciones oportunistas por Escherichia coli también pueden llevar a mayores condenas por aerosaculitis, pericarditis y perihepatitis.

Resumen

La gravedad de la enfermedad causada por el IBV puede verse afectada por muchos factores, como la cepa del virus, la edad del ave, el sexo, el haplotipo genético, el estado inmunológico y los factores ambientales del gallinero. El virus generalmente causa lesiones en el tracto respiratorio superior, pero el tracto reproductivo y el riñón también pueden verse afectados.

Además, las coinfecciones y los patógenos oportunistas pueden agravar la situación de la enfermedad, que a menudo aumenta significativamente la gravedad de la enfermedad. Es importante recordar que estas variables solas o en combinación pueden contribuir a la naturaleza y gravedad del cuadro clínico observado para las infecciones de IBV en el campo.

Fuente: Poultry Health Today